CAVITACIÓN

La cavitación es un eficaz método de remodelación corporal que se ha popularizando como la alternativa a la liposucción por su carácter no invasivo e indoloro.
No es un tratamiento concebido para bajar peso, sino para modelar el cuerpo donde realmente se necesita. 

La cavitación (o ultracavitación) se realiza aplicando ultrasonidos de baja frecuencia sobre la zona a tratar. 

El ultrasonido consigue que la membrana de la célula adiposa se rompa y la grasa pase a estado líquido. Posteriormente el propio organismo elimina estos restos de forma natural. 

Pero es muy importante ayudar al organismo en este proceso de eliminación, ya que si no la expulsamos, esta grasa diluida acaba por alojarse en otras partes de nuestro cuerpo. 

Por este motivo, después de cada sesión de cavitación es necesario hacer una sesión de presoterapia.

Al igual que en la mayoría de los tratamientos corporales, la constancia es muy importante para que la cavitación sea efectiva.

Seguir estas pautas te ayudará a optimizar los resultados del tratamiento:

Es recomendable beber mucha agua tanto el día anterior como el posterior, por este medio vamos a eliminar gran parte la grasa en estado líquido.

Mantener una dieta saludable durante el tratamiento hace que sea más efectivo y con mejores resultados.

Un paseo rápido de 30 minutos después de la sesión (o hacer un poco de ejercicio) activa la circulación linfática, contribuyendo con la eliminación de toxinas.