ELECTROESTIMULACIÓN

La electroestimulación es una técnica muy utilizada en estética, utilizada principalmente para combatir la flacidez.

A través de la electroestimulación podemos modelar el contorno corporal y aumentar la tonificación de los músculos con flacidez.

¿Cómo funciona?

La electroestimulación actúa sobre los músculos, produciendo en las fibras musculares contracciones fisiológicas y permitiendo que éstos adquieran fuerza y resistencia, quemando además las reservas de grasa localizadas. 

Ventajas de la electroestimulación:

Permite trabajar aisladamente uno o dos grupos musculares que estén debilitados o flácidos.

Entrena mayor número de fibras musculares en un músculo que la contracción voluntaria y activa.

Consigue aumentar la tonicidad y disminuir la flacidez sin el esfuerzo físico que supone el ejercicio activo.

No hay sobrecarga de articulación.

Mejora la circulación sanguínea.

Contraindicaciones de la electroestimulación:

Pese a ser una técnica inocua, está desaconsejada en algunos casos:

Enfermedades graves o infecciosas.

 Cáncer.

 Fiebre de más de 38°.

 Enfermedades cardíacas.

 Tumores en el aparato digestivo.

 Embarazo.

En definitiva, la electroestimulación es una herramienta útil para reafirmar y luchar contra la flacidez.